Celebrar anualmente la Fiesta de la Lectura nos ayuda a afianzar el hábito lector, y nos permite convertirlo en un acto lúdico y didáctico, logrando así transmitir que la lectura no es un deber sino un placer. 

¡Nos vemos en la undécima!