Como parte del proceso de aplicación de las ciencias en la vida cotidiana, los alumnos de cuarto de secundaria y primero de bachillerato descubrieron gracias a Mauricio y su equipo de profesionales, de Gran Velada, cómo la química es nuestra aliada a la hora de fabricar cosméticos y otros productos como jabones. Siguiendo un proceso que, en esencia, es simple, podemos conseguir una gran variedad de modelos. Gran Velada es un ejemplo para todos de empresa aragonesa que ha conseguido abrirse camino no sólo en nuestro país, sino fuera de nuestras fronteras. 

Las grasas de origen animal o aceites vegetales se transforman en jabones, y la reacción se denomina saponificación.  La fabricación es como sigue: en primer lugar, se derrite la glicerina, sin hervir, se vierte en un vaso y se añade la esencia y el colorante escogido, se deja enfriar un tiempo prudencial y se vierte en un molde con la forma a nuestra elección. Pasados unos minutos se desmolda, y ya tenemos nuestro jabón listo para disfrutar. Nuestros alumnos pudieron fabricar sus propios modelos y comprobar de primera mano el proceso de elaboración. 
 

¿Cómo funciona el jabón? 

Una molécula de jabón tiene dos extremos de diferente afinidad, y esto es, precisamente, lo que hace que esta sustancia limpie. La suciedad grasa no se elimina fácilmente sólo con agua, que la repele por ser insoluble en ella. Sin embargo, el jabón interactúa con la grasa, disolviéndola, mientras que la región con carga se orienta hacia el exterior, formando gotas. Una vez que la superficie de la gota grasa está cubierta por muchas moléculas de jabón, se forma una micela, una partícula energéticamente estable, con una pequeña gota de grasa en el interior y que es fácilmente dispersable por el agua. 

Es decir: el agua y la grasa, que no son capaces de unirse entre sí, precisan del jabón para romper la tensión superficial que provoca este efecto, y lo que se logra es, precisamente, su unión.  

Gracias, una vez más, a Mauricio y su equipo. Si vosotros queréis aprender a hacer jabones u otros productos, como por ejemplo velas o champú sólido, podéis acercaros a su tienda de la calle Pedro María Ric. Allí os atenderá un excelente grupo de profesionales con un magnífico trato al público.