Abramos la ventana de nuestra vida y dejemos que el Espíritu del Señor resucitado invada todo, renueve todo, resucite todo.