Durante este confinamiento que estamos viviendo, perdemos cosas: libertad de movimientos, seguridades…

En el curso de estos días podemos sentirnos agobiados, preocupados, tristes, inquietos…

En momentos como el que estamos viviendo, puede resultar complicado darnos cuenta de que seguimos teniendo muchas cosas que agradecer.

Os dejo una oración que creo os puede ayudar en estos momentos:

Gracias Señor por mis brazos perfectos cuando hay tantos mutilados.

Gracias Señor por mis ojos perfectos cuando hay tantos sin luz.

Gracias Señor por mi boca que habla cuando hay tantas bocas que enmudecen.

Gracias Señor por mis manos que trabajan cuando hay tantas que mendigan.

Es maravilloso Señor tener un hogar para volver cuando tanta gente no tiene dónde ir.

Es maravilloso Señor sonreír, soñar, amar y vivir cuando hay tantos que lloran, tantos que se revuelven en pesadillas, tantos que odian, y tantos que han muerto antes de nacer.

Es maravilloso Señor sobre todo tener tan poco que pedir y tanto, tanto que agradecer.

Gracias Señor

Autor: José L. Martín Descalzo (sacerdote, periodista y escritor)

En momentos como este que estamos viviendo, momentos de adversidad, muchas personas alimentan a su lobo bueno. Por ejemplo, en el año 2010 hubo un terrible terremoto en Chile. Un grupo de reconocidos cantantes se unió para cantar una canción y, con ello, conseguir ayuda para dicho país.

La maravillosa canción se llama “Gracias a la vida”. Es de Violeta Parra, gran cantante y compositora chilena. Cuando la escuchéis, descubriréis la enorme relación con la oración de José Luis Martín Descalzo.