Multitudinario acto en Tabuenca

            De multitudinario y muy emotivo hay que calificar el acto celebrado en la tarde de ayer, en el Pabellón Municipal de Tabuenca, con motivo de la presentación de la novela Licor de nueces, de la que es autor Ángel Cisneros Aznar. Realmente, es difícil encontrar lugares en los que un acontecimiento de estas características reúna a tan elevado número de personas, pero lo cierto es que el aforo previsto fue ampliamente superado, por los habitantes de la villa y por quienes se habían desplazado desde otros lugares.

            En la presidencia se encontraba la Sra. Alcaldesa de Tabuenca, Dª María Ángeles Lanzán Chueca, acompañada por el Presidente del Centro de Estudios Borjanos, D. Manuel Gracia Rivas, y por el autor de la obra que se presentaba.

            Intervino, en primer lugar, el Presidente del Centro quien manifestó su satisfacción por la oportunidad que se le brindaba de estar de nuevo en Tabuenca y, sobre todo, por participar en un acto en el que se presentaba una novela excepcional, cuyo protagonista principal es la propia localidad, sus calles, su entorno, su paisaje…

            Afirmó, con rotundidad, que se trata de la obra de un escritor que domina el lenguaje y que es capaz de construir bellas metáforas, de las que señaló algunos ejemplos. Destacó que Licor de nueces es mucho más que una novela, pues el autor ha sabido recrear a la perfección el ambiente de Tabuenca, a finales del siglo XVI, en el que cobran especial relevancia todo ese conjunto de personajes, perfectamente construidos, que son también los protagonistas de la historia cotidiana de nuestros municipios.

            Aunque podría inscribirse en el género de la novela histórica, comparte muchas características de la novela negra y, como consecuencia de una rigurosa investigación en archivos locales y provinciales, ofrece datos inéditos de gran valor.

            “Es la novela de Tabuenca, por excelencia”, afirmó, para terminar su intervención leyendo el colofón que figura en la misma, en la que el autor la dedica a su hija Ángela, una magnífica dibujante, para que, “si algún día lo desea, y en ello confío, habrá de ilustrar esta historia”. Mi esperanza, señaló nuestro Presidente, es que Ángela contribuya a enriquecer, no solo a este libro, sino a los que, ineludiblemente, habrán de seguirle, pues “hoy hemos asistido a, no a la presentación de una importante novela, sino a la de un gran escritor”.

            Sus palabras fueron interrumpidas, en varias ocasiones, por los aplausos de la concurrencia, entre la que, en primera fila, se encontraban los padres del autor.

            Especialmente emotivas fueron las palabras de Ángel Cisneros que se fundió en un abrazo con nuestro Presidente y expresó su agradecimiento a todos los que han hecho posible que la novela llegara a ser realidad. Señaló expresamente a D. Carlos Gracia Sancho, Presidente de la Asociación Cultural Villardajos, que le acompañó en el largo proceso de elaboración de la obra; y a D. Joaquín Giménez Sena, que hizo posible su edición por el Servicio de Publicaciones de la Universidad de Zaragoza, con la portada ilustrada con un cuadro de su padre D. Ángel Cisneros Franco.

            Dejó constancia de que su trabajo es fruto del amor a una localidad en la que hunde sus raíces y relató el esfuerzo realizado para llevar a término su propósito, compaginándolo con su labor como maestro de Educación Infantil en Zaragoza.

            Dijo sentirse anonadado por la espectacular respuesta encontrada, con la que, en modo alguno, podía haber soñado y aceptó ese reto anteriormente lanzado de proseguir su compromiso con la Literatura y, especialmente, con sus ya numerosos lectores.

            Cerró el acto la Sra. Alcaldesa, felicitando efusivamente al autor por un trabajo que cautiva desde sus primeras páginas y que no puede ser comprendido sino por el cariño que Ángel siente hacia Tabuenca. Agradeció también al Centro de Estudios Borjanos su colaboración en todas las ocasiones en las que ha sido requerido, así como a todas las personas que habían llenado el Pabellón Municipal.

            Debemos dejar constancia de la perfecta organización, de las numerosas muestras de afecto recibidas y de las atenciones dispensadas, tanto en el transcurso del acto, como en la recepción que el Ayuntamiento de Tabuenca ofreció en el propio pabellón.

            Mientras tanto, una interminable fila de personas esperó pacientemente a que Ángel les dedicara un ejemplar de su Licor de nueces, un título al que se había referido la Alcaldesa en sus palabras finales y que, cargado de simbolismo, constituye el hilo conductor de la novela.

            Por parte del Centro de Estudios Borjanos estuvieron presentes, además del Presidente, el Secretario D. Isidro Aguilera Aragón, en compañía de Dª Gloria Teresa García Blanc; el Consejero D. Manuel Lombao Lombao con su distinguida esposa Dª Pilar Gracia Rivas, expresamente llegados desde Madrid; D. Leandro José Galindo Escolano que es el autor de todas las imágenes que ilustran este artículo.